lunes, 1 de abril de 2019

Nada de nada


En mi opinión CXXI
 (Nada de nada)
Sé que estoy hablando en el vacío, muy pocos mexicanos escuchan y están dispuestos hacer algo, la mayoría solo se quejan y critican al gobierno, pero no están dispuestos a mover un dedo para cambiar las cosas y seguimos permitiendo que nuestros gobernantes corruptos continúen enriqueciéndose ilícitamente, abusando y explotando al pueblo e incrementando el crimen, la violencia y la pobreza.
Nunca he creído en AMLO, ni tampoco he dejado de protestar sobre la corrupción de los expresidentes, desde Miguel Alemán Valdés hasta el peor de todos Enrique Peña Nieto, por supuesto sin pasar por alto al nefasto Carlos Salinas de Gortari y a los criminales rateros Fox y Calderón. Muchos de los más del 50% de mexicanos que votaron por AMLO, no han necesitado demasiado para comenzar a decepcionarse del nuevo presidente de México, quien hasta ahora solo se ha concretado en hacer denuncias, prometer justicia, acabar con la corrupción, cambios en la forma de gobernar y en los sectores más importantes de nuestra sociedad, como son: el empleo, la salud y la educación. Sin embargo a la fecha no ha hecho nada y, en realidad, comienza a parecer un bufón merolico, que con pura palabrería solo busca ganarse la simpatía del pueblo diciéndole lo que desea oír. Esa estrategia es la que siempre ha usado para ganar popularidad entre las masas más bajas de nuestra estructura social, que por desgracia son la mayoría en nuestro país, y que finalmente lo llevaron hasta la silla presidencial. No sé si con el tiempo cambiará su postura, pero me temo que no tardará en ir confirmando lo que siempre he dicho de él; para mí tiene todas las características de convertirse en un dictador, apoyado por las masas del pueblo que todavía creen en sus mentiras, con las cuales promete justicia y una mejora de vida que nunca llegará. Mientras tanto los corruptos expresidentes y ministros se siguen dando la gran vida de multimillonarios, riéndose de la ridícula encuesta ciudadana para llevar a juicio a los ladrones funcionarios propuesta por el bufón mayor, y que por supuesto se canceló, dejando de hablar del asunto dándole carpetazo, y escondiéndolo en el archivo del olvido al que estamos acostumbrados los mexicanos.
Seguimos sin entender que la solución para evitar los malos gobernantes no está en encontrar un político honesto, que estoy seguro no lo hay en México, sino en la unión de todos los mexicanos para obligarlos a que cumplan con sus funciones de manera honesta y profesional, y para que estén seguros de que lo haremos, crear un antecedente inequívoco llevando a la cárcel a los expresidentes corruptos. ¡No! Definitivamente AMLO no es la solución, ni es el mesías que tanto estamos esperando, no nos queda más que implorar para que no logre su propósito de convertirse en un dictador, porque entonces sí que iremos en la misma dirección que Venezuela, lo cual debemos de evitar a toda costa. Tratando de hacer algo yo ya sugerí UN DÍA SIN GASOLINA para demostrar nuestra unión en una protesta nacional, y ya van dos miércoles que no me paro en una gasolinera, aunque por desgracia parece que soy el único ciudadano que lo hace, y la única unión que logro es con mi sombra que supongo debe ser mexicana.

José Pedro Sergio Valdés Barón

miércoles, 13 de febrero de 2019

¿Qué nos pasa?


En mi opinión CXXI
(¿Qué nos pasa?)

Desde hace muchos años he criticado bastante a AMLO, nunca he creído en él ni en su filosofía política, no obstante que con algunas decisiones y medidas tomadas en sus pocos días de gobierno ha confirmado lo que pienso de él, en otras me ha sorprendido positivamente, y ahora estoy seguro que, por mucho, debimos de haber elegido a AMLO en lugar del nefasto Enrique Peña Nieto, quien resultó ser la culminación de los gobiernos corruptos de FCH, VFQ, EZP de L, CS de G. y todos los anteriores.
Es triste darse cuenta de que, en mayor o menor grado, siempre hemos sido explotados, engañados, robados, abusados y defraudados por nuestros gobernantes y autoridades, lo cual no es algo único en el mundo ni el peor, hay naciones que están bastante más mal que nosotros, lo que definitivamente no debe consolarnos, sino abrirnos los ojos para no permitir que lleguemos su misma situación. Uno de los principales altos que debemos de plantar a nuestros gobernantes, es crear un precedente importante que los obligue a recapacitar antes de cometer sus fechorías. Para lograrlo es necesario que presionemos a AMLO para que cumpla sus promesas de justicia y la honestidad de su gobierno, y qué más representativo que llevar ante la justicia al presidente más corrupto, ratero y estúpido de la historia de México: Enrique Peña Nieto.
Este tipo siempre fue una marioneta utilizada y manipulada por el grupo político de Atlacomulco, detrás de la cúpula de poder del PRI en manos de Carlos Salinas de Gortari y sus socios de Televisa, quienes buscaron que EPN con su imagen de niño bonito convenciera a los votantes a creer en él, y así alcanzar los objetivos políticos que se proponía el partido. Primero fue la gubernatura del Estado de México, durante la cual debieron contrarrestar los rumores de haber asesinado a su primera esposa, un escollo en su camino a la presidencia. Fue entonces que apareció la genialidad de los jerarcas de PRI y escribieron una exitosa telenovela junto con sus compinches de Televisa: casar al futuro presidente con la famosa y bella actriz Angélica Rivera Hurtado, la Gaviota.
Mujeres, homosexuales y hasta hombres votaron por EPN, aun así hubimos muchos que no caímos en la trampa, unos votaron por AMLO y otros nos abstuvimos de votar, ante lo cual el PRI tuvo que recurrir a irregularidades fraudulentas durante las elecciones para alcanzar la silla presidencial.
Muy pocos están enterados de lo que pasó en realidad con la relación entre EPN y Angélica Rivera, aunque la futura directora de Notimex Sanguana Martínez sugiere en su libro “Soy la dueña” que la Gaviota fue elegida por Peña Nieto en un catálogo presentado por Televisa a los jerarcas del PRI. Los términos acordados solo puedo imaginármelos con lo presenciado públicamente durante el matrimonio de nueve años; sin duda el principal motivo para el PRI y EPN fue mejorar y hacer popular la imagen del futuro candidato a la presidencia de México, con una bella y elegante esposa como primera dama de la nación y una historia de amor como de telenovela, a cambio de que Angélica Rivera y sus hijas tuvieran a su alcance un primer nivel social, mucho dinero, buenas escuelas para las hijas, acceso a las mejores tiendas de marcas nacionales y en el extranjero, viajes de primera por todo el mundo, y con la promesa de que al final de la farsa vendría el divorcio, más dinero y la libertad para que Angélica reiniciara su carrera artística y la rata de Peña Nieto huyera exiliándose en otro país para conquistar a la vieja que quisiera, y disfrutar sin medida la nada envidiable fortuna robada al pueblo de México.
En tanto nosotros solo nos mantenemos viendo, rumiando nuestra desgracia y pobreza sin hacer nada ¿Qué nos pasa?
José Pedro Sergio Valdés Barón   

jueves, 7 de febrero de 2019

Ya es suficiente


En mi opinión CXX
(Ya es suficiente)

Una vez más digo que ya basta de publicar denuncias de la corrupción de nuestros gobernantes a todo lo largo y ancho de nuestra querida patria, no tengo la menor duda de que todos los mexicanos las conocemos y ya colmaron nuestra paciencia. Estoy seguro que llegó la hora de actuar en contra de esos malditos y embutirlos en la cárcel por traidores y rateros, es hora de exigir al gobierno de AMLO para que deje de hablar y ejerza las acciones necesarias para someterlos a la justicia del pueblo sin ninguna consideración. Es hora de que AMLO demuestre que no es todo lo malo que ha hecho hasta el momento, sino que realmente va a ser un cambio con el proceder de su gobierno para beneficio del pueblo, especialmente con la mayoría que vive sumida en la pobreza. Es hora de que los principales ladrones EPN, FCH, VFQ y CS de G paguen por sus crímenes para empezar, y no solo se señalen sus fechorías de todos conocidas. ¿Pruebas? Solo basta ver sus desmesuradas fortunas para constatar su corrupción, sin duda no podrán comprobar su procedencia, y eso es suficiente para hacer justicia por primera vez en la historia de nuestra nación.
AMLO si en realidad quiere ser un presidente honesto debe hacer todo lo necesario para hacerle justicia a los mexicanos cuanto antes, de otra manera solo será un payaso que una vez más tratará de engañarnos como lo han hecho los gobiernos del PRI y el PAN durante los últimos ochenta años.
Mucha gente tiene fe y esperanzas en AMLO, espero que al final de su sexenio no terminen desilusionadas como muchas veces antes ha sucedido. México merece un gobierno honesto que permita su crecimiento al cual los mexicanos tenemos derecho, y nunca más se repita la explotación de sus recursos para beneficio de unos cuantos, como ha sucedido recientemente con Pemex, la CFE, el sector salud, la educación por señalar los más importantes.
Mexicanos despertemos y no permitamos más abusos, engaños y robos del gobierno, obliguemos a AMLO a cumplir con sus promesas y hacer la justicia a la que tenemos derecho como ciudadanos de este hermoso país.

José Pedro Sergio Valdés Barón

martes, 22 de enero de 2019

Todos somos culpables


En  mi opinión CXIX
(Todos somos culpables)
No creo que sea justo culpar al ejército y policía por la desgracia sucedida en Tlahuelipan, de alguna manera todos los mexicanos estamos relacionados con el terrible acontecimiento. En cualquier nación como la nuestra, sus habitantes están ligados por los derechos y las obligaciones de todos los ciudadanos e instituciones, asentados en una constitución y en leyes que se tienen que respetar, y es inevitable que si en alguna parte se transgreden repercuta en toda su estructura social.
Lo sucedido en la reciente tragedia de Tlahuelipan no es una casualidad ni la única, es el resultado de los malos gobiernos que hemos permitido durante demasiados años sin hacer nada, lo cual ha generado una importante pobreza en la mayoría de la gente, y la pobreza por sus limitaciones se transforma en ignorancia, adormeciendo la mente de las personas al grado de cometer las estupideces más absurdas posibles, como sucedió Tlahuelipan. Todos somos culpables porque con nuestra sumisión y apatía hemos permitido la impunidad con la que nuestros gobernantes y autoridades se han corrompido empobreciendo a la gente para enriquecerse a niveles inverosímiles, culminando con los actos más estúpidos de las personas que se atrevieron a arriesgar sus vidas por un bidón de gasolina mal habida.
En la pobreza no hay educación y los valores morales desaparecen, convirtiendo la necesidad en un motivo para cometer un delito, lo cual no es justificable de ninguna manera  y ahora hasta les costó la vida a muchas personas. La indemnización que exigen los familiares sobrevivientes no es más que una demostración más de la falta de moral y estupidez debido a su pobreza.      

José Pedro Sergio Valdés Barón

lunes, 21 de enero de 2019

Parecemos borregos


En mi opinión CXVIII
(Parecemos borregos)

No cabe duda de que somos borregos, vamos mansamente hacia donde nos dirigen nuestros gobernantes y nos distraemos fácilmente con cualquier cosa. Nosotros somos un claro ejemplo de lo que es ser víctima de dos premisas de guerra: 1ª divide al enemigo y vencerás. 2ª únete y vencerás a tu enemigo.    
No sé si las mentes detrás de los partidos políticos sean geniales, después de todo hay que reconocer que hasta un imbécil como EPN tuvo la brillante idea de convertirse en político para enriquecerse sin tener cerebro, o simplemente la estrategia de gobernabilidad de los partidos sea producto de una casualidad derivada de la coincidencia de los ambiciosos intereses económicos y el hambre de poder de sus dirigentes, pero como sea en realidad las cúpulas políticas del país están UNIDAS para mantenerse en el poder, con toda la corrupción que les ha permitido la impunidad de que han hecho alarde por casi ochenta años subyugando al pueblo. La aparente confrontación pública de las filosofías políticas de los partidos en realidad DIVIDE la opinión del pueblo, haciendo que nos enfrentemos entre nosotros mismos defendiendo a uno u otro partido o candidato e impidiendo una UNIÓN ciudadana con verdadero peso sobre la vida cívica del país.  Creo que una gran mayoría de mexicanos piensan que AMLO es diferente a los mandatarios que le precedieron y él hará el cambio que acabe con la corrupción, no obstante eso nos DIVIDE con los muchos que creemos que su gobierno puede ser caótico y los cretinos que todavía creen en el PRIAN. Cuando el enojo del pueblo nos UNÍA en contra de la desmedida corrupción del gobierno de EPN, complicándose aún más al involucrarse también a los delincuentes expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, muy pronto AMLO nos demostró su oscura UNIÓN con la cúpula del poder político al hacer patente su intención de perdonar a los mandatarios corruptos, justificando su postura con una supuesta imagen de tolerancia y bondad que una vez más DIVIDIÓ nuestra opinión ciudadana, y utilizando a los medios vendidos nos DISTRAJERON primero con la corrupción de los magistrados, en seguida con la de los jerarcas de la paraestatal Pemex, terminando con el huachicoleo que mostró la cloaca histórica en toda la infraestructura de Petróleos Mexicanos. Aprovechando esta oportunidad, el gobierno del flamante presidente AMLO emprende una guerra contra los huachicoleros determinando el cierre de los principales oleoductos produciendo un desabasto que genera una crisis de abastecimiento de gasolinas, DIVIDIENDO una vez más la opinión del pueblo entre los que apoyan la medida y califican de genial, los que la reprueban argumentado todas las complicaciones posibles y los que se mantienen a la expectativa en espera de a ver qué pasa. La cruda realidad es que nuestro vejestorio de presidente se ha hecho de la vista gorda y su gobierno a nadie acusa,  ni investiga, ni arresta y mucho menos enjuicia, y solo promete acabar con la corrupción en su gobierno, y denunciar algunas corruptelas descaradas como la de EPN en la paraestatal petrolera y que supuestamente ya se está investigando, mientras nosotros los ciudadanos ya no sabemos ni a quién odiar más.

José Pedro Sergio Valdés Barón

martes, 8 de enero de 2019

Exigimos justicia



En mi opinión CXVII
(Exigimos justicia)

¡Ya basta! Las redes sociales están inundadas con denuncias de la corrupción de nuestros gobernantes, delitos cometidos desde autoridades de bajo nivel hasta presidentes, como son el peculado, abuso del poder, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, fraudes y hasta asesinatos. Esta corrupción desenfrenada es de todos bien conocida, imposible de ocultar o minimizar. Ya es redundante hacer públicos los niveles tan altos de corrupción, lo que ahora se necesita es una urgente toma de acciones, para obligar al actual gobierno a terminar con la impunidad de que gozan estos malhechores disfrazados de mandatarios, comenzando con los principales autores de los crímenes de corrupción más relevantes, como son: Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa, Vicente Fox Quezada y Carlos Romero de Deschamps.
Para mí es imposible hacer algo al respecto además de publicar mis opiniones que ni siquiera logro que sean compartidas, carezco del poder de convocatoria para unir al pueblo en una protesta general para reclamar al nuevo presidente de México Andrés Manuel López Obrador que se haga la justicia impostergable que exigimos los ciudadanos mexicanos, aunque a veces la apatía de la gente me hace dudar que mi manera de pensar sea la correcta y parezca que solo soy yo quien ve las cosas de manera diferente, haciéndome temer que a lo mejor tengo la mente de un extraterrestre. Sin embargo, en mi necedad de que se castigue a esos malditos, al menos se me ocurren algunas maneras de hacer protestas generalizadas y simultáneas en todo el país que no requieran esfuerzo, gasto o nada más que un mínimo compromiso de la gente y de esa manera logremos que AMLO se dé cuenta de su error y se arrepienta de perdonar a esos políticos criminales, al fin y al cabo entendemos que es de humanos equivocarse, nadie es perfecto y no se puede ser juez y parte siendo astilla del mismo palo, por ello AMLO debe obedecer el deseo del pueblo de llevar ante la justicia a los corruptos criminales y sean castigados con todo el rigor de la ley, creando un importante precedente para todos aquellos que aspiren a un cargo público en el futuro.
Espero que algunas de mis sugerencias de reclamo, hagan que otros ciudadanos más capaces propongan geniales protestas que logren finalmente unir a toda la población mexicana, para evidenciar a los políticos y autoridades que ya no estamos dispuestos a soportar sus crímenes, mentiras y engaños sin que sufran las consecuencias:
Sugerencias de protestas
ü  Un día sin gasolina: sería el que todos los ciudadanos con cualquier tipo de vehículo no cargue gasolina un día a la semana previamente determinado durante un mes. Esta protesta está explicita en mi cuento: El día en que México se paralizó, el cual podrás leer en mi blog: https://chancedos.blogspot.mx (Es el segundo cuento)
ü  Una hora a oscuras: requeriría que todos los hogares mexicanos apagaran la luz de sus casas durante una hora el mismo día y se repitiera por un mes.
ü  Alumbrando el cielo: sería hacer lo mismo que en la anterior protesta, con la diferencia de que durante esa hora a oscuras se encenderían linternas, lámparas o inclusive velas dirigiendo su luz hacia el cielo.
ü  México sin gente: lo que se requeriría en esta protesta es que durante una hora el mismo día, ningún mexicano salga de su casa o su trabajo para lograr que las calles de nuestras ciudades y poblaciones queden completamente vacías.
Ninguna de estas sugerencias de protesta es violenta, no requieren ningún esfuerzo, ni es necesario hacer algún gasto, solo está implícito un pequeño compromiso voluntario de los ciudadanos para sacudirse la pereza y apatía, uniéndose a un movimiento ciudadano que obligue a nuestros gobernantes a cumplir honestamente con sus responsabilidades asumidas de su cargo. Estoy seguro que cualquiera de estas protestas sería impactante, y sin duda AMLO no tendría excusa para permitir que la impunidad, el fuero constitucional y hasta los amparos sigan protegiendo a las autoridades y gobernantes corruptos. A todos los mexicanos nos debe quedar bien claro, que estos criminales deben ser llevados ante la justicia sin ningún pretexto ni expiación de culpa.  
SI ESTÁS DE ACUERDO CON LO EXPUESTO Y DESEAS COMPROMETERTE, COMPARTE ESTA OPINIÓN CON LA ESPERANZA DE QUE LLEGUE A ALGUIEN QUE ASUMA EL LIDERAZGO QUE ANSIAMOS LA MAYORÍA DE MEXICANOS, PARA TERMINAR CON LA CORRUPCIÓN EN NUESTRO PAÍS Y SEAN CASTIGADOS LOS RESPONSABLES DE TRAICIONAR A NUESTRA PATRIA. 

José Pedro Sergio Valdés Barón

miércoles, 26 de diciembre de 2018

¿Qué hay detrás de AMLO?



En mi opinión CVI
(¿Qué hay detrás de AMLO?)

A veces estoy tan confundido que dudo si soy racional, tampoco me gustaría ser el pesimista que todo lo ve mal, pero hay cosas que me sacan de quicio y no comprendo, haciéndome dudar si estoy en lo correcto o de plano la estoy regando. Es el caso de la postura de Andrés Manuel López Obrador, en lo que respecta a la corrupción de los funcionarios públicos salientes del sexenio pasado, la cual considero que está errada por completo. Su racionamiento de perdonar a todos los funcionarios corruptos y que queden impunes concediéndoles amnistía por sus delitos cometidos al pueblo de México, me parece una burla a la dignidad ciudadana y a los principios morales de nuestra supuesta democracia. Para empezar él no es el que puede perdonar a los gobernantes corruptos, es al pueblo a quien corresponde el derecho de hacerlo o no hacerlo, somos nosotros los mexicanos quienes hemos sido robados, abusados, defraudados y engañados los que debemos de exigir justicia. Y no, no es venganza como argumenta AMLO, es simple y llanamente Justicia. La corrupción de presidentes, gobernadores, alcaldes, ministros, diputados, senadores y autoridades no es solo un delito, es traición al pueblo y a México, y debe ser castigada con todo el rigor de la ley para que se haga verdadera justicia, la cual reclamamos todos los ciudadanos conscientes de nuestros derechos constitucionales y en nombre de todos aquellos mexicanos que por ignorancia no reconocen la afrenta de que han sido víctimas. Desde hace más de una década he estado señalando que AMLO no es apto para gobernar el país, incluso su perfil lo he comparado con el de Hugo Chávez o Nicolás Maduro, y su imposición de perdonar a los corruptos gobernantes es el primer paso que lo demuestra, porque para él su voluntad es la que impera en todos su actos. Su intento populista de parecer una persona bondadosa ante el pueblo con un supuesto perdón, no es más que una estrategia elaborada de impunidad, para en caso de que en algún momento se le pidieran cuentas tener el apoyo de la cúpula del poder político a su favor, sin importar el partido político que sea ya que con su perdón a todos beneficia de alguna manera. Su intención de unificar las fuerzas castrenses creando una mentada Guardia Nacional, instauración que intentó Felipe Calderón y fracasó en las ciudades donde se aplicó durante su declaración de guerra contra el narcotráfico, como fue el caso de Ciudad Juárez en la cual los abusos, la violación de los derechos humanos, el crimen y la violencia en las calles con las fuerzas castrenses se incrementaron, es uno de sus primeros objetivos, justificándolo con el propósito de reprimir la creciente violencia en todas las ciudades del país, pero a la larga podría ser el medio más eficiente para controlar la política y la vida civil de la Nación. Deshacerse de los magistrados corruptos, eliminar cien diputados y senadores plurinominales, o disminuir sus salarios a los que se mantengan en el puesto sin duda será del agrado del pueblo y la gente pensará que AMLO está cumpliendo con su promesa del cambio en su gobierno acabando con la corrupción, aunque la mayoría de las sustituciones sea con políticos fósiles deshechos de anteriores periodos presidenciales, lo cual le permitirá cerrar la pinza para controlar a su capricho al país. Una vez que México esté controlado por la Guardia Nacional bajo el mando totalitario de AMLO ¿Qué podría pasar? ¿Sería el fin de la libertad de expresión? ¿Se reprimirían los derechos humanos? ¿Se restringiría la administración de la justicia?  ¿Se manipularía la industria y el comercio? ¿México se manifestaría en el bloque de países izquierdistas de Latinoamérica? ¿Es posible que estas eventualidades se realicen? No lo sé, sin embargo las probabilidades indican que es bastante factible que sucedan de acuerdo a las características de nuestro nuevo presidente Andrés Manuel López Obrador, y que con el tiempo México se convierta en una nueva Venezuela.
Por el bien de México me encantaría que nada de lo anterior pasara, y odiaría tener que escribir la frustrante frase: “SE LOS DIJE”

José Pedro Sergio Valdés Barón